martes, 25 de diciembre de 2012


DECALOGO PARA
LA FE EN NAVIDAD

Javier Leoz





1.    Vive con ENTUSIASMO estos días de Navidad: ¡Dios ha bajado a la tierra! Envía un SMS y pon: “Dios ha nacido: feliz Navidad”. Remite por tu correo electrónico felicitaciones pero con escenas religiosas.

2.    Exterioriza PUBLICAMENTE lo que crees y sientes: ¡Cristo ha nacido! Cuelga en el exterior de tu casa un símbolo cristiano. Al mirar hacia  tu casa, algunos dirán, “ahí se nota que vive un cristiano”. Para recuperar la salud de la Navidad, en este Año de la Fe, hemos de posibilitar también la espiritual de cada uno.

3.    Tú, como Jesús, también te puedes hacer pequeño en estos días y ser la alegría de alguien. Visita algún enfermo, ejerce la caridad, ayuda en alguna residencia de ancianos

4.    Demuestra la ALEGRIA cristiana de estos días. No olvides cantar villancicos en la sobremesa de la nochebuena o siempre que tu familia esté reunida.

5.    Ilumina, además de tu interior, el exterior de tu domicilio. Dios, que está en ti, también habla a través de lo que tú haces o enmudece cuando no te atreves a hablar en su nombre.

6.    Que no falte el belén, o por lo menos la figura del Niño Jesús, en tu hogar. La imagen del Niño, en Navidad, es tan imprescindible como un balón en un partido de futbol. ¡Cuántos hay que juegan a la Navidad “sin el esférico de Jesús de Nazaret”!

7.    Participa en las celebraciones de tu parroquia. Ofrécete para los distintos ministerios. Tú, como los pastores, también puedes entregar algo de tu pan, leche o miel. Recuerda que, una fe sin obras, es una fe muerta.

8.    ADORA al Señor. Visita diferentes belenes instalados en parroquias, plazas o lugares públicos. Explica a tus pequeños, si los tienes, el sentido de la Navidad. Reza y bendice la mesa. No olvides que, el amor de Dios, también se manifiesta en aquellos bienes que pone a nuestra disposición.

9.    REZA con emoción contenida, ante la llegada de un Dios tan divino y humano. ¿Sirve algo una mesa en la que no se coma? ¿Sirven de algo unas navidades en las que no se rece? La oración es el fuego que mantiene cálido el Misterio de la Navidad. Sin oración, un pesebre, una belén…quedan huérfanos. Les falta el valor divino.

10.  FELICITA, con lenguaje y símbolos cristianos, el acontecimiento que es la razón y el ser de estos días: ¡DIOS HA NACIDO! ¡ALELUYA! Evita expresiones como “Felices Fiestas” o “Felices días”. Como cristianos, nuestro mensaje, ha de ser el siguiente: “Dios ha nacido; feliz Navidad” “Feliz Navidad y que Dios te bendiga.” ¿O no te atreves?


.

¿Qué es el Bautismo?


domingo, 23 de diciembre de 2012

ORAR EN FAMILIA EN NAVIDAD

Bajo el lema "Educar la fé en Familia", la Conferencia Episcopal Española" ha querido poner en nuestras manos estas oraciones para ser rezada en familia. 
¡¡¡BAJATE EL FOLLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE¡¡¡ 
http://www.conferenciaepiscopal.es/images/stories/Jornadas/2012/SagradaFamiliaOrarFamilia.pdf


altar mayor

Celebrar la Eucaristía
El retablo neoclásico en Cádiz
El taller de Pedro Roldán

¿Qué es la Orden Seglar Servita?

 Aunque esta Orden Tercera de Siervos de María se extinguió todavía en Cádiz se mantiene viva la Orden Tercera que tiene su sede en la Iglesia de San Lorenzo:

Virgen de los Dolores. Iglesia de San Lorenzo (Cádiz)
Escuela Genovesa, 1753 h.

Ver mapa más grande







Historia de la Orden Seglar Servita: 

Desde tiempos remotos, una Orden Seglar consiste en un grupo de fieles cristianos que, permaneciendo en el mundo, viven según la espiritualidad de una Orden religiosa y tratan de poner en práctica las enseñanzas del Evangelio de Jesucristo, bajo la guía de los hermanos que forman la Orden "primera" o conventual. Hasta tiempos muy recientes el nombre más común de estas hermandades laicas era el de "Tercera Orden". Las más conocidas han sido las de los Franciscanos, Dominicos, Mercedarios, Carmelitas y Servitas.

La Orden Seglar de los Siervos de María está formada, pues, por hombres y mujeres que viven en el mundo su vida cristiana, según el espíritu propio de la Orden Servita, caracterizada especialmente por su piedad hacia la Madre de Dios.

Los elementos esenciales de la espiritualidad de la Orden de los Siervos de María, como puede ser vivida por los laicos, se encuentran claramente expresados en la Regla de Vida, que ha sido redactada siguiendo las orientaciones actuales de la Iglesia para los tiempos nuevos, especialmente en cuanto a la presencia activa de los laicos, revalorizada por el Concilio Vaticano II. La Santa Sede aprobó la nueva Regla el 29 de abril de 1995.


sábado, 22 de diciembre de 2012

ángeles



Ángel custodio. Escuela sevillana, s. XVII
Arcángel San Gabriel. Escuela sevillana, s. XVII





Señor del Patio



 Esta imagen de Jesús Nazareno fue la titular de la “Hermandad del Stmo. Cristo de las Misericordias, Purísima Concepción y Sr. San José”, fundada a mediados del s. XVIII. Es una de las imágenes de mayor devoción en la ciudad. Consiste en una talla conocida como “de candelero”, respondiendo a la tradición hispana de vestir a las imágenes y su hechura se centra en la cabeza, manos y pies. Porta sobre sus hombros cruz de plata de ley, de fines del setecientos, al igual que la corona de espinas y potencias. Pertenece a la escuela genovesa y guarda gran relación con las obras realizadas en el taller de Antonio Molinari.






Bibliografía:
Alonso de la Sierra Fernández, L y J. 2006
Sánchez Peña, JM. 2006
 

Capilla del Patrocinio

La Cofradía del Patrocinio se funda en 1757. Esta devoción tiene su precedente en uno de los rosarios públicos que funda el capuchino fray Pablo de Cádiz a finales del s. XVII. Es en 1760 cuando se le concede esta capilla del Patio, ya que anteriormente se encontraba en una capilla lateral de la iglesia. 

 

La imagen de la Virgen del Patrocinio fue encargada en 1764 al escultor genovés Pedro Laboria, única obra documentada del artista, fue dorada y policromada por Bernabé Nicolás Fernández. El retablo se atribuye al arquitecto genovés Francisco José Badaraco. 

 

A los lados del altar tenemos dos pinturas de escuela murillesca del s. XVIII que representan el éxtasis de San Estanislao de Kostka y una alegoría de Santa Cecilia respectivamente.

En esta capilla también destaca el retablo rococó (s. XVIII) donde se venera al Beato Diego José de Cádiz. 



Bibliografía:
Sánchez Peña, JM. 2006 y 2007 

Capilla bautismal

En esta capilla se encuentra la pila bautismal en la que se administra el sacramento del Bautismo y también es conocida como baptisterio. Este espacio tiene su sitio a los pies de la iglesia pues igual que por esta zona se accede al templo, el sacramento del Bautismo es la puerta de entrada a la Iglesia para los cristianos. Es un sacramento fundamental y condición previa de todos los demás, une a Cristo, introduce en su muerte salvífica en la Cruz, y por ello libera del poder del pecado original y de todos los pecados personales y permite resucitar con Cristo a una vida sin fin. Cualquier persona que no esté bautizada puede recibir este sacramento, la única condición es la confesión pública de la fe, que en el caso de los niños lo hacen los padres en representación de su hijo.

La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales el Bautismo de los niños con una razón: antes de que el hombre opte por Dios, Dios ya ha optado por el hombre. Por tanto, los padres creyentes que quieren lo mejor para su hijo, quieren también el Bautismo. Con todo, si se recibe el Bautismo de niño, hay que ratificarlo después personalmente a lo largo de la vida. El Bautismo es tan importante que incluso un no cristiano, en caso de necesidad, puede bautizar si tiene la intención de hacer lo que hace la Iglesia cuando bautiza. 


En esta capilla destacan la reja de madera torneada del s. XVII y el Cristo de las Aguas, obra del escultor napolitano Gaetano Patalano, fechado a finales del s. XVII. La imagen procede del extinguido convento de franciscanos descalzos, o alcantarinos. Este Cristo fue el primitivo titular de la Cofradía penitencial del Cristo de las Aguas que se fundó en esta iglesia de San Antonio en 1944. Asimismo a la entrada de la capilla observamos el remate de lo que sería una reja de forja realizada en el s. XIX.


Bibliografía:
Alonso de la Sierra, J y L. 2006
di Lustro, A. 1993 

Capilla sacramental


La construcción de este espacio se inicia en 1868 según diseño del arquitecto Fernando Ortiz Vierna, es de planta ochavada con cúpula de media naranja sobre pechinas, toda llena de mármol de colores. Esta composición neoclásica es muy representativa de la estética isabelina gaditana, evoca la arquitectura florentina del Quatroccento. En el muro se abren cuatro hornacinas con los cuatro Evangelistas: San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. Igualmente destaca la representación de las catorce estaciones del Víacrucis, éste es un piadoso ejercicio que medita el camino de Jesús hacia el Calvario. El programa iconográfico de la capilla se complementa con pinturas eucarísticas en el arranque de la cúpula. Ésta se decora con pinturas al fresco que representan la adoración de la Eucaristía.



La mesa de altar es neorrománica y sobre ella se encuentra el Sagrario de estilo neogótico. Desde el s. IX se ha consolidado, por seguridad, la costumbre de encerrar en un receptáculo la píxide (o copón), con las hostias consagradas. Así, el Sagrario (o tabernáculo) sigue el ejemplo del Arca de la alianza del Antiguo Testamento. La capilla sacramental es el espacio más venerable que hay en un templo, ya que en este lugar se adora a la presencia real de Cristo en la Eucaristía bajo las especies del pan y el vino.


A la capilla se accede a través de una reja del s. XIX realizada en hierro fundido con vistosa decoración isabelina, delante de la cual hay una lámpara de plata de estilo rococó.


Bibliografía:
Alonso de la Sierra Fernández, L. 2006

Capilla de San Francisco de Paula

En 1759 el obispo de la diócesis, fr. Tomás del Valle (OP) da permiso para que los presbíteros D. Juan de Salas y D. Pedro Pitarque, que lo era de esta parroquia, funden en esta iglesia de San Antonio la Orden Tercera de San Francisco de Paula. La Venerable Orden Tercera (VOT) de los Mínimos nace en 1501 impulsada por el propio Francisco de Paula y es una asociación de laicos que se propone vivir el Evangelio según el modelo del fundador, que era bajo el espíritu de penitencia, humildad y caridad. 



Este grupo de laicos serían quienes encargaran el retablo y la imagen del santo titular a quien rendían culto. Y para ello encargan este retablo de columnas estípites, que es el elemento sustentante que triunfó en la retablística de la primera mitad del s. XVIII. Está rematado por un medallón que contiene la inscripción CHARITAS, haciendo alusión a las obras de caridad que hacía San Francisco, principalmente a los más necesitados. La imagen del santo es una talla en madera de cedro contemporánea al retablo, de candelero para vestir. Se le representa en actitud de acogida, con la mirada baja y atenta a quien lo mira y su mano extendida. En la mano derecha porta el cayado como símbolo de las peregrinaciones que hizo en su juventud y le llevaron a plantearse llevar vida ascética. 

 

Francisco nace en Paula, al sur de Italia en 1417 y es uno de los grandes reformadores de la vida religiosa a partir de la austeridad y la vida de penitencia, marcando el preámbulo de la posterior Reforma Católica del Concilio de Trento. A los 67 años fue enviado por el Papa a la corte de Luis XI de Francia para asistir al rey en su enfermedad, y allí tuvo mucha influencia positiva en la política de Francia, reinos de España, Boemia y Nápoles. La Iglesia lo tiene como referente para denunciar los abusos de poder en el gobierno y el derroche de dinero en detrimento de los pobres. 


Bibliografía:
Sánchez Peña, JM. 2007 

Capilla de San José

Este altar procede del desaparecido Convento de la Candelaria y era propiedad de la cofradía gremial de San José, formada por carpinteros, calafates y todos los profesionales que tuvieran relación con la madera. Durante los primeros años del s. XVIII, por estar su capilla del Convento de la Candelaria en obras, se trasladó la cofradía a esta iglesia de San Antonio y aquí permanecieron el retablo y sus imágenes. Éste fue encargado en 1688 a Juan González de Herrera. Consta de una mesa de altar hecha en mármol, con la inscripción latina “Et Verbum caro factum est”, que significa “Y el Verbo se hizo carne”. Esta afirmación se refiere al misterio de la Encarnación: en Jesús Dios asumió la carne humana mortal y se hizo en todo igual al hombre, excepto en el pecado. La fe en este misterio es signo distintivo de la fe cristiana. 
 

Se articula mediante columnas salomónicas, diseño que triunfa en la segunda mitad del s. XVII en nuestra ciudad. En la hornacina principal se encuentra la imagen de San José con el Niño Jesús, de la escultora Luisa Roldán “La Roldana”, fechado hacia 1687. En el ático se ubica Sta. Mª Magdalena de Pazzis, de escuela genovesa, s. XVIII.

La Roldana fue formada en el taller sevillano de su padre, Pedro Roldán y se afincó en Cádiz gracias a la prosperidad del comercio y la demanda de imágenes de devoción para las nuevas iglesias y cofradías. Esta estancia fue muy fructífera dejando gran cantidad de obras en la ciudad. La talla de San José sigue el modelo iconográfico establecido por su padre, con la novedad de la característica composición que otorga La Roldana a las imágenes infantiles. El santo se representa como padre y protector del Niño Jesús, misión que le fue encomendada por Dios en un sueño (Mt 1, 18-24). Tras la Contrarreforma, se le deja de representar sólo como el Esposo de la Virgen María y se manifiesta en el arte mucho más joven, resaltando su figura paternal. 
 


En el ático encontramos a Santa María Magdalena de Pazzi (1566 - 1607), una interesante obra de escuela genovesa. Esta santa florentina fue monja carmelita descalza y es reconocida en la Iglesia por su honda espiritualidad y su continua meditación sobre la Pasión de Cristo, por eso se la representa mirando un Cruficijo. Era la titular de la antigua cofradía de florentinos establecida en esta iglesia desde s. XVII.
 
 
 
 
Bibliografía
Alonso de la Sierra, L. 2006 y 2009
Carmona Muela, M. 2003
 

viernes, 21 de diciembre de 2012

Capilla de San Rafael

Esta capilla fue al primitiva que tuvo el rosario público de Ntra. Sra. del Patrocinio, fundado por fr. Pablo de Cádiz entre 1691 y 1693. Hoy la ocupa un retablo rococó, procedente del extinguido Convento de la Candelaria (monjas agustinas ermitañas). En la hornacina central se encuentra un conjunto escultórico de origen genovés, atribuido al taller de Doménico Giscardi y fechado en el tercer tercio del s. XVIII. Representa un pasaje del Antiguo Testamento (Tob 6, 1-4) protagonizado por el joven Tobías (s. VIII a. C.) que partió de viaje para recuperar el patrimonio de su padre, caído en la pobreza. Fue acompañado en este viaje por el Arcángel San Rafael, quien le protegía. Esta escena nos lleva al momento en que Tobías se baña en el río Tigris y es sorprendido por un pez que intentó devorarle el pie, entonces Rafael le indica que tome el pez y le saque la hiel y el corazón para después curar la ceguera de su padre y ahuyentar el demonio que afligía a Sara, a quien toma por esposa. 
 

Las imágenes presentan una actitud muy serena, ya lejos del barroquismo de los primeros escultores genoveses y llenas del espíritu clasicista que hará evolucionar el arte en Cádiz a finales de la Edad Moderna. Este tema era encargado a menudo por la partida de un hijo, una situación muy presente en nuestra ciudad debido a la actividad del comercio de ultramar.




Este grupo escultórico está flanqueado por dos imágenes contemporáneas de serie: San Vicente de Paúl y Santa Teresa del Niño Jesús (o de Lisieux). El primero es conocido en la Iglesia como el “padre de los pobres”, fue el fundador de las Hijas de la Caridad; la segunda, fue monja carmelita descalza, nombrada por la Iglesia Patrona de las misiones, pues aunque era monja de clausura, tuvo una vida plenamente apostólica a través de la oración.
 
 
 

Bibliografía:
Capoa, Ch. 2003
Espinosa de los Monteros, F. 2006
Romero Mensaque, CJ y
Sánchez Peña, JM. 2007 
 
Artículo relacionado:

jueves, 20 de diciembre de 2012

Navidad 2012


PROGRAMA DE NAVIDAD EN EL AÑO DE LA FE*

*1- MISA DE NAVIDAD*

Lunes 24 de diciembre, a las 19,30 h.
Canta el coro parroquial.

*2- ZAMBOMBÁ BENÉFICA*

Viernes 28 de diciembre, a partir de las 20,30 h.
En el Patio de la Iglesia de San Antonio.

*3- MISA DE LAS FAMILIAS*

Renovación de los votos matrimoniales y bendición de las familias presentes
Domingo 30 de diciembre, a las 12,30 h.
Canta el coro Gadir.

*4- MISA Y “TE DEU*M” DE FIN DE AÑO

Lunes 31 de diciembre, a las 19,30 h.
Lucrado con indulgencia plenaria.

*5- CONCIERTO DE AÑO NUEVO*

Jueves 3 de diciembre, a las 20,30 h.
Grupo “Ensemble”

 ¡¡¡¡ VIVE LA NAVIDAD CON TU COMUNIDAD PARROQUIAL¡¡¡¡

miércoles, 19 de diciembre de 2012

San Francisco de Paula


San Francisco de Paula, ermitaño, fundador de la Orden de los Mínimos en Calabria, prescribiendo a sus discípulos que viviesen de limosnas, no teniendo propiedad ni manipulando dinero, y que utilizasen sólo alimentos cuaresmales. Llamado a Francia por el rey Luis XI, le asistió en el lecho de muerte, y célebre por la austeridad de vida, murió a su vez en Plessis-les-Tours, junto a Tours.

San Francisco de Paula, fundador. (1508). Nació en Italia, en 1416. Le pusieron por nombre Francisco porque sus padres habían deseado por quince años tener un hijo, y al fin, al rezarle a San Francisco de Asís, obtuvieron que naciera este niño. Cuando tenía unos pocos años se enfermó gravemente de los ojos. Se encomendó junto con sus padres a San Francisco y este Santo le obtuvo de Dios la curación. En acción de gracias se fue a los 14 años en peregrinación a Asís, y allá recibió la inspiración de irse de ermitaño solitario a rezar y a hacer penitencia en la soledad de un monte.

Pidió permiso a sus papás y por cinco años estuvo escondido en la montaña, rezando, meditando y alimentándose solamente de agua y de yerbas silvestres y durmiendo sobre el duro suelo, teniendo por almohada una piedra. Varios hombres más se fueron a seguir su ejemplo y Francisco tuvo que fundar varias casas para sus religiosos. Y en todos sus conventos puso una consigna o ley que había que cumplir siempre: "Cuaresma perpetua". Miles de hombres decidieron abandonar la vida pecaminosa del mundo e irse a la Comunidad religiosa fundada por San Francisco de Paula, les puso el nombre de "hermanos Mínimos". El Sumo Pontífice envió un delegado para que averiguara qué tan segura y cierta era la santidad de Francisco.

El delegado pontificio le preguntó si sus religiosos serían capaces de resistir toda la vida a ese reglamento tan severo que les prohibía comer carne, queso, leche y huevos y tomar licores. El Papa Pablo VI dijo en 1977 que San Francisco de Paula es un verdadero modelo para los que tienen que llamarles la atención a los gobernantes que abusan de su poder y que malgastan en gastos innecesarios el dinero que deberían emplear en favor de los pobres. San Francisco solía decirles que en el día del juicio le dirían aquellas palabras que Jesús, Dios nuestro Señor dijo en el Evangelio: "Dame cuenta de tu administración" (Lc. 16,2). Y les repetía lo que decía San Pablo: "Cada uno tendrá que presentarse ante el tribunal de Dios, para darle cuenta de los que ha hecho, de lo bueno y de lo malo". Todo esto hacía pensar muy seriamente a muchos gobernantes y los llevaba a corregir los modos equivocados de proceder que habían tenido en el pasado. Al rey de Nápoles (Fernando el Bastardo) no le agradaba nada este modo tan franco de hablar que tenía el santo varón y dispuso mandarlo apresar. Al rey y a sus empleados les sabía cantar las cuarenta, diciéndoles que no se pueden hacer gastos en lujos mientras el pueblo se muere de hambre.

El rey le ofreció una bandeja llena de monedas de oro para que con ese dinero construyera un convento. El santo no aceptó el tal regalo, pero tomando en sus manos una moneda de esas, la partió en dos, y de ella empezó a brotar sangre que salpicó el vestido del mandatario. El rey dobló la rodilla, y prometió que en adelante se preocuparía más por la suerte del pueblo pobre y necesitado. El rey Luis XI de Francia, que había sido bastante déspota y tirano y poco piadoso, tuvo un ataque de apoplejía (un derrame cerebral) y quedó con una enfermedad nerviosa que le hacía muy amarga su existencia y que lo puso de un mal genio tal que casi nadie se atrevía a acercársele. Luis XI le escribió al Papa Sixto IV y el Pontífice le dio la orden al santo de ir a visitar al rey enfermo. Con tristeza se despidió de su amada patria porque sabía que ya nunca más iba a volver a su bella Italia. Al llegar a Francia, las gentes se arrodillaban al verlo pasar, el hijo del rey, mandó construir una capilla en el sitio en el que por primera vez se encontró con este hombre de Dios.

A los 67 años llega el santo a Francia. El rey lo recibe postrándose ante sus pies y le suplica: "Padre mío: obténgame de Dios que me devuelva la salud y que me conceda unos años más de vida" Pero San Francisco le responde: "Cada uno, cuando le llega el tiempo prefijado por Dios, tiene que disponerse a partir hacia la eternidad, aunque sea un rey muy poderoso. Pero lo que el Señor quiere concederle ahora es la salud de su alma". Y siguieron varios días de charlas muy afectuosas e íntimas entre el enfermo agonizante y el Santo de Dios. Y Luis XI no consiguió la salud de su cuerpo, pero sí su conversión y la salud de su alma, tuvo la suerte incomparable de ser asistido por un santo en su última enfermedad. Y el rey quedó tan agradecido que nombró a Francisco de Paula como director espiritual de su hijo, el futuro Carlos VIII, rey de Francia. Nuestro santo tuvo que quedarse por el resto de su vida, sus último 24 años, misionando en Francia y allí consiguió muchísimas vocaciones para su comunidad de religiosos y convirtió multitud de pecadores.

El Viernes Santo, 2 de abril de 1507, después de hacer que le leyeran la Pasión de Jesucristo según el Evangelio de San Juan, se quedó plácidamente dormido con el sueño de la muerte, y pasó a la eternidad a recibir el premio de sus virtudes. El pueblo empezó inmediatamente a proclamarlo como santo y los milagros empezaron a sucederse por montones. Doce años después de su muerte, fue proclamado santo por el Sumo Pontífice León X (en 1519). Y es un dato curioso, que un santo que jamás comía carne, ni huevos ni leche, ni tomaba licor alguno, llegó en plena robustez hasta los 91 años de edad.

martes, 18 de diciembre de 2012

Retablo de la Virgen de los Dolores



Este retablo procede de la Orden Tercera que existía en el desaparecido Convento de los Descalzos, y en él se representan las devociones propias de la Orden de los siervos de María (servitas). Se articula en un solo cuerpo con banco y ático. En el banco encontramos pinturas con escenas de la vida de la Virgen María: la presentación en el templo y la visita a su prima Isabel; y en el centro destaca la imagen de San Juan Bautista de La Roldana, antes ubicado en el ático del retablo de San José. Viste la tradicional piel de oveja o cabra, signo de su predicación en el desierto, además de sus signos iconográficos habituales: el manto rojo que simboliza el martirio y el cordero sobre el libro (Ecce Agnus Dei – He ahí el Cordero de Dios).

 







 

El retablo lo preside la Virgen de los Dolores, una talla en madera con candelero para vestir, de escuela levantina del s. XVIII. La advocación de esta dolorosa era la de Ntra. Sra. de la Yedra. Además de ser la titular de la VOT Servita del Convento de los Descalzos, también fue la primitiva titular que tuvo la Cofradía de las Aguas cuando se fundó en esta iglesia en 1944. A ambos lados se sitúan los santos servitas Santa Juliana de Falconieri y San Felipe Benizio. La primera era sobrina de uno de los fundadores de la Orden y ella misma pasó a formar parte siendo la fundadora de la Orden Tercera para seglares. San Felipe Benizio es el santo más representativo de la Orden, siempre destacó por su humildad, de hecho a sus pies se representan la mitra de obispo y la tiara papal, que siempre rehusó. 








En el ático se sitúa la imagen de mayor calidad de todas las genovesas que hay en este altar: San Pelegrín. El santo religioso servita representa una visión que tuvo en sueños y por la cual su pierna quedó curada, aparece en actitud estante, abrazado al crucifijo y mostrando el hábito abierto con la pierna derecha llagada.


Bibliografía:
Alonso de la Sierra Fernández, L. 2006
Sánchez Peña, JM. 2006
Torrejón Díaz, JC. 2009

jueves, 13 de diciembre de 2012

JORNADA DE LA FAMILIA EN CÁDIZ Y CEUTA

DELEGACIÓN EPISCOPAL PARA LA FAMILIA

               Y DEFENSA DE LA VIDA

JORNADA DE LA FAMILIA
SÁBADO, 29 EN LA CATEDRARL CON EL OBISPO
DOMINGO, 30 EN TODAS LAS PARROQUIAS Y TEMPLOS 

Queridos hermanos:

         Con motivo de la celebración del domingo de la Sagrada Familia (30 de diciembre), nuestro Obispo nos propone estas dos acciones:

         1ª.- El sábado 29, de 17,30 a 18,30 h., en la Catedral de Cádiz, Encuentro del Obispo con las Familias. Será un encuentro dinámico, con oración, testimonios, cantos navideños y bendición de las familias. A este encuentro están especialmente invitadas las familias y los movimientos familiares de Cádiz y del entorno de le Bahía.

         2ª.-  El domingo 30, en todas las parroquias y templos, celebración de la Misa dominical, con especial participación de las familias de la feligresía. Dentro de la celebración se puede invitar a los matrimonios a la renovación de los compromisos matrimoniales, y al final de la Eucaristía se puede impartir una especial bendición a las familias presentes. Ayuda: Para la preparación de esta Misa resultarán muy útiles el mensaje de los Obispos, y los subsidios litúrgicos y estampas que ya se han enviado por correo electrónico y que, en breve, recibiréis por correo postal (Adjuntos a este blog)

         En el envío postal encontraréis también unos trípticos especialmente preparados para facilitar la oración de las familias en los encuentros hogareños de estos días festivos.

         Por otra parte, un año más, Madrid celebrará la fiesta de la Sagrada Familia en la Plaza de Colón. El día 30 de diciembre, a las 12,00 h., numerosos obispos españoles concelebrará una Misa, que se ha convertido ya en una tradición en la que participan incluso muchas familias de otros países de Europa. Con ello, se quiere dar un testimonio público del valor de la familia, tanto para la Iglesia como para toda la sociedad. Se ruega a aquellas comunidades o grupos que hayan organizado el desplazamiento a Madrid y tengan sitio disponible, lo pongan en conocimiento de esta Delegación, a través del blog de la Delegación 
( http://familiayvidacadizyceuta.blogspot.com.es/) para poder ofertar los medios a quienes deseen ir y no tengan cómo.

         Agradecidos de antemano por vuestra colaboración, recibid un fraternal saludo de este hermano que queda a vuestro servicio.
Fdo.: Oscar González
Cádiz, 12 de diciembre de 2012.
Documentos de Ayuda:
·         Mensaje de los Obispos
·         Subsidio litúrgico
·         Orar en familia en Navidad
·         Oración
·         Cartel

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Retablo de la Inmaculada Concepción



Este retablo rococó procede, al igual que el de Tobías y el Ángel, del desaparecido Convento de la Candelaria y se desconoce su programa iconográfico original. Actualmente lo preside una talla genovesa de la Inmaculada Concepción que pertenece a la Esclavitud del Santísimo que radica en esta parroquia. La fe en la Inmaculada Concepción de María existe desde el inicio de la Iglesia, ésta cree que la Virgen fue concebida sin mancha del pecado original.    





A los lados de la imagen mariana se encuentran dos santos trinitarios sin identificar por falta de atributos iconográficos, aunque por su fisonomía podría tratarse de San Juan de Mata y San Félix de Valois, fundadores de la Orden Trinitaria. Son unas interesantes tallas del s. XVIII. 


  
Sobre el retablo se dispone un lienzo que representa la Oración en el Huerto, firmada por Antonio Gallardo en 1720. 


Bibliografía:
Alonso de la Sierra Fernández, L. 2006